El ‘rookie’ Gerrard se cita con su destino

El ‘rookie’ Gerrard se cita con su destino

El eterno capitán del Liverpool vuelve a casa convertido en la gran revelación de los banquillos de la Premier League

«Absolutamente devastado». Así aseguraba sentirse Steven Gerrard (41) el 16 de mayo de 2015. Lo hacía acompañado de sus hijas, su familia, mientras pronunciaba su discurso de despedida tras 17 temporadas como futbolista profesional del Liverpool. Una aventura que comenzó 26 años antes, cuando el conjunto de Anfield le ‘reclutó’ a la tierna edad de 9 años. Un romance que vivirá su particular -y un tanto dramático- ‘revival’ este sábado, seis años después de aquellas palabras y en el mismo escenario.

El flamante entrenador del Aston Villa regresa donde se forjó su leyenda buscando dar un golpe de efecto que reafirme las buenas sensaciones de sus primeras semanas al frente del equipo de Birmingham, en las que ha cosechado 3 victorias en 4 partidos tras la destitución de su predecesor en el cargo, Dean Smith (50), actual preparador del Norwich City. Un balance positivo que ya convirtió en tónica en Glasgow y que también le ha valido la nominación a Entrenador del Mes.

En apenas 360 minutos bajo la nueva dirección técnica, los ‘villanos’ de Steven Gerrard han ampliado su ventaja respecto a los puestos de descenso de 2 a 9 puntos, convirtiéndose de paso en el tercer equipo en mejor estado de forma de la Premier League desde que el otrora capitán del Liverpool, tras tres exitosas temporadas y media como técnico del Rangers, al que coronó campeón de Escocia por vez primera en una década, tomase las riendas de su nuevo club.

Los coseche en Glasgow o en Birmingham, sin embargo, los éxitos del Gerrard entrenador ‘conducen’ una y otra vez, de forma casi inevitable, a la figura de Jürgen Klopp (54).

Felices coincidencias

Desde que saltó al otro lado de la línea de cal, Steven Gerrard ha intentado por activa y por pasiva desvincular su nombre de la carrera por reemplazar a su homólogo germano, quien, salvo sorpresa mayúscula, pondrá fin a su vinculación con el Liverpool en junio de 2024, nueve años después de asumir el cargo. No han sido pocas las veces que ‘Kloppo’ ha mostrado su deseo de «llevar una vida normal» toda vez expire su contrato con la entidad de Merseyside, y ‘Stevie’ es el claro favorito a sucederle.

Que el contrato del exinternacional británico posea la misma fecha de caducidad’ podría verse como una feliz coincidencia de no ser porque en diciembre de 2019, el día 13 concretamente, ambos técnicos renovaban prácticamente a la vez sus respectivos compromisos con Rangers y Liverpool hasta esa precisa fecha: el 30 de junio de 2024. El día ‘D’ que podría marcar el fin de una gloriosa era o el inicio de una nueva e ilusionante etapa de la mano de una leyenda. Una mera cuestión de perspectiva.

Todo ello suponiendo, por supuesto, que sea Gerrard quien asuma los mandos de Anfield llegado el momento. Si bien su nombre es el que suena con más fuerza entre la hinchada y la prensa especializada ‘red’, no hay que obviar el de Pepijn Lijnders (38), asistente neerlandés de Jürgen Klopp y uno de los entrenadores mejor preparados del Viejo Continente. A él le viene confiando el alemán los encuentros de la FA Cup y la Carabao Cup, además de la adaptación de las jóvenes promesas de la Academia.

Las cosas claras

A Steven Gerrard se le puso cara de entrenador el día que colgó las botas en el Dick’s Sporting Goods Park de Colorado. Corría el mes de noviembre de 2016 y el británico ya tenía decidido cuál sería el siguiente capítulo de su carrera. Menos de un año después, en febrero de 2017, y para sorpresa de prácticamente nadie, anunciaba su regreso a Kirkby como preparador de la Academia. Unas semanas después, se le nombró director técnico del equipo juvenil.

Al frente de aquel conjunto Sub 18 del Liverpool, del que formaban parte algunos de los actuales miembros del primer equipo como Neco Williams (20), Curtis Jones (20) o Caoimhin Kelleher (23), Gerrard logró una meritoria tercera posición en el campeonato regular y cayó en cuartos de final de la Youth League ante el Manchester City del barcelonista Eric García. Pero la sombra de ‘Kloppo’, alargada como pocas, amenazaba, probablemente, cualquier intento por labrarse su propia carrera.

Su habitual presencia en algunas sesiones de entrenamiento del primer equipo dispararon las especulaciones respecto a la ‘hoja de ruta’ del Liverpool para con su eterno héroe, a quien se le podría haber ofrecido el cargo de asistente del germano. Pero Steven Gerrard nunca tuvo la intención de ser ‘escudero’ de nadie; ni siquiera de uno de los mejores técnicos que ha tenido el club inglés a lo largo de su historia, su vecino -ambos residen en el lujoso poblado de Formby, a escasos metros el uno del otro- y amigo Jürgen. 

Finalizada su primera y única temporada al frente del equipo juvenil ‘red’, ‘Stevie G’ daba la sorpresa al convertirse en entrenador del primer equipo del Rangers FC de la Scottish Premiership. Una irrupción meteórica en el fútbol profesional -similar a la de Frank Lampard (43) o Wayne Rooney (36) a los mandos del Derby County- que, a la postre, se ha tornado trampolín hacia la Premier League comofrontman’, su principal e ineludible objetivo, obviando cualquier paso intermedio o rol secundario.

Credenciales a golpe de récord

Para justificar la elección de Steven Gerrard en detrimento de otros candidatos al puesto con mucha más experiencia que él en los banquillos de la Premier League por parte del propietario del club, Nassef Sawiris, muchos aluden no sólo a la leyenda, sino también al récord que estableció ‘su’ Rangers la pasada temporada en Escocia para poner fin a 9 años de ‘dictadura’ del Celtic.

Tras sus dos primeros cursos, en los que los ‘Gers’ apenas pudieron celebrar alguna que otra victoria en el ‘Old Firm’ de Glasgow, ‘Stevie G’ afrontaba con cierta presión el inicio de la 2020-2021, en la que se le empezaba a exigir desde las gradas de Ibrox Park resultados tangibles; plata fresca en las vitrinas. Lejos de ceder ante la misma, sus jugadores firmaron una campaña de ensueño en la que resultaron invictos (32 victorias en 38 encuentros) tras anotar 92 goles y encajar sólo 13.

Un hito ‘aderezado’ por una constante progresión en la Europa League, alcanzando los octavos de final en 2020 y 2021 tras superar cuatro rondas clasificatorias y la ineludible fase de grupos en ambas ocasiones. Clásicos continentales como PortoGalatasarayStandard Liège cayeron ante los escoceses, que evitaron la derrota hasta en dos ocasiones frente a BenficaVillarreal

La eliminación a manos del Malmö en la primera ronda previa para jugar la Liga de Campeones el pasado verano, sin embargo, no dejó buenas sensaciones en un club que, con Giovanni van Bronckhorst ahora al cargo, continúa al frente del campeonato doméstico y firmará su presencia por tercera temporada consecutiva en la fase final de la Europa League. Todo ello gracias, sin duda, a lo sembrado por Gerrard y su ‘staff’ técnico en los últimos tiempos.

Las únicas cuentas pendientes que ha dejado Gerrard en el norte son la Copa de Escocia y la Copa de la Liga, alcanzando dos semifinales y una final, la cual se llevó el eterno rival, en media docena de ediciones.

El ‘efecto Gerrard’, a prueba

Cumplida su ambición de llegar a un banquillo de la élite británica, Gerrard afronta su retorno a casa -públicamente, al menos- con una gélida actitud, más propia de quien no comparte pasado alguno con su rival. En todo momento, el técnico de los ‘villanos’ ha evitado mostrar apego alguno por Klopp o el propio Liverpool, centrando la atención en «los tres puntos» que hay en juego y que tanta falta hacen en Birmingham. Una actitud que le ha hecho ganarse el respeto, resultados aparte, de su nueva afición.

Lo cierto es que se respira aire fresco en el Villa Park tras sus primeras semanas en el cargo, pues, ha reestructurado por completo la maquinaria que con tanto mimo había engrasado Dean Smith desde 2018 en tiempo récord. Datos en mano, cuatro partidos le han bastado a su sucesor para llevar al Aston Villa de luchar por la permanencia a soñar incluso, por qué no, con clasificarse para la próxima edición de la Europa League, cuyas plazas le quedan ahora a seis escasos puntos de distancia. 

El secreto del joven entrenador, como demostró en Glasgow, reside en una mayor solidez defensiva. Los promedios de los ‘villanos’ en duelos defensivos con éxito (40.0) o tiros a puerta recibidos (2.75), así como el porcentaje de goles encajados por disparo del rival (27.2%), mejoran notablemente los de Smith en las primeras once jornadas de la Premier League 2021-2022. El menor número de recuperaciones en campo contrario (19.5) da buena cuenta también de la mayor ‘prudencia’ de los hombres de Gerrard desde su llegada a la hora de atacar la pelota.

Por si fuera poco, este buen hacer atrás se ha traducido también en una mayor rentabilidad en fase ofensiva, con un porcentaje muy superior de tiros a puerta que se convierten en gol (46.7%), casi la mitad de los realizados, pese a rematar menos entre los tres palos (3.75) que cuando Smith ostentaba la dirección técnica (4.23). Este ‘nuevo’ Aston Villa también centra menos (10.2) e intenta menos pases (301.7), aunque estos son algo más precisos (82.8%).

La muestra es pequeña, sí, pero estos prometedores progresos en materia de contención invitan a cierto optimismo de cara a la visita a Liverpool, donde aguarda uno de los equipos más ofensivos del mundo, con un Mohamed Salah en estado de gracia y un nuevo récord -¡otro más en la era Klopp!- bajo el brazo: el de haberse convertido en el primer equipo inglés en ganar todos y cada uno de sus partidos de la fase de grupos de la Champions League tras ‘tomar’ San Siro (1-2). 

Una prueba de fuego a la altura de un Steven Gerrard, ‘hijo pródigo’ de Anfield, que afronta su primerface-to-face’ con el hombre al que, por mucho que lo niegue, parece destinado a suceder.