Los héroes fortuitos de Goodison Park

Los héroes fortuitos de Goodison Park

Rafa Benítez ha devuelto la competitividad y el sueño europeo a un Everton cuya afición no perdona su paso por Anfield Road

«Sabemos dónde vivesno firmes». Así de ‘caluroso’ fue el recibimiento que le brindó la afición del Everton a su nuevo entrenador, Rafa Benítez, el pasado mes de junio. Una década después de poner fin a su etapa en el Liverpool, donde todavía ostenta estatus de leyenda, el madrileño regresaba a Merseyside para tomar las riendas del conjunto de Goodison Park pese al rechazo frontal de buena parte de sus aficionados.

La perspectiva de volver a la Premier League y, para más ‘inri’, a trabajar en la ciudad donde su familia lleva lustros instalada fue más que suficiente para convencer a Benítez de sentarse en el banquillo del eterno rival de los de Anfield. Las sucesivas amenazas en redes sociales y en las mismísimas calles de Formby, el barrio donde residen la mayor parte de jugadores y técnicos de ambos clubes de la urbe, no le disuadieron de comprometerse por tres temporadas con los ‘Toffees.

Tras seis años como ‘Red’, etapa a la que puso fin en 2010, el español dirigió a Inter de MilánNápolesChelseaReal MadridNewcastleDalian Pro. Aventuras que ha afrontado prácticamente en soledad, pues tanto su mujer como sus dos hijas han seguido haciendo sus vidas con total normalidad a orillas de la Bahía de Liverpool; incluso cuando Benítez volvió a España para recalar en el Santiago Bernabéu. 

Su decisión, aunque harto complicada, posee un trasfondo personal y emocional que va más allá de una rivalidad de 129 años de antigüedad.

Un arranque histórico

Lejos de tomarse su labor al frente del Everton como una mera excusa para estar con su familia, Rafa Benítez ha demostrado que va en serio con el nuevo proyecto ‘blue’ pese a la cesión de Moise Kean a la Juventus y la sonada salida de James Rodríguez. De hecho, los ‘Toffees’ se marchan al parón con 14 puntos en sus primeros siete partidos del campeonato doméstico; su mejor registro desde el curso 2004-2005 (16), con David Moyes en el banquillo.

En aquella ocasión, el equipo de Goodison Park finalizó en cuarta posición; la mejor jamás alcanzada por el Everton desde la creación de la Premier League en el año 1992. Una proyección de la que no se alejan los pupilos de Benítez, quintos clasificados y a sólo dos puntos de distancia del actual líder, el Chelsea de Thomas Tuchel, tras neutralizar al Manchester United de Cristiano Ronaldo (1-1).

El duro tropiezo ante el Aston Villa (3-0) no ha empañado la ilusión de una afición, la del Everton, que afronta el parón internacional con sentimientos encontrados respecto a su entrenador, históricamente repudiado por los éxitos cosechados para el eterno rival, y un elenco de futbolistas cuyo set de habilidades se ha visto potenciado bajo su dirección.

La experiencia es un grado

Pese a ser uno de los históricos del campeonato, el verano del Everton ha sido francamente frugal en materia de fichajes. La llegada de Demarai Gray (25) procedente del Bayer Leverkusen apenas fue complementada con la de los veteranos porteros Asmir Begovic (34) y Andy Lonergan (37), campeón de la Premier League con el Liverpool en 2020, y la de dos atacantes. 

Andros Townsend (30) y Salomón Rondón (31), con los que Benítez, de 61 años, ya trabajó brevemente en Newcastle y China, engrosaron las filas ‘toffees’ como agentes libres para servir de refresco a Dominic Calvert-Lewin (24) y Richarlison (24). Con los dos últimos de baja por lesión, la ‘vieja guardia’ del técnico madrileño se ha visto obligada a asumir unos galones con los que, en principio, no contaban.

Pese a no alcanzar los promedios de Calvert-Lewin, Townsend ha logrado marcar 5 goles en 9 partidos oficiales en lo que va de temporada 2021-2022. Los mismos que anotó para el Crystal Palace… ¡en 79 apariciones! Por si fuera poco, el ‘rejuvenecido’ extremo ha ‘mojado’ en tres encuentros consecutivos de la Premier League por primera vez en su carrera. 

El británico se ha ‘colado’ entre los mejores atacantes de la categoría en cuanto a asistencias (0.4), pases clave (1.0), tiros por gol (3.7), tiros por tiro a puerta (2.0), pérdidas de balón (10.0) y faltas recibidas (2.3) por 90 minutos de juego. El venezolano, sin embargo, no ha tenido demasiada fortuna todavía ante los porteros rivales.

La herencia de ‘Carletto’

La siempre arriesgada apuesta por la veteranía no le está saliendo nada mal en este primer tramo del curso futbolístico, especialmente en tiempos post pandémicos, a un Rafa Benítez que ha encontrado grandes aliados en el vestuario que heredó de Carlo Ancelotti, quien puso fin a su vinculación con el Everton ante el interés del Real Madrid.

Desde que Rafa Benítez tomase el control de Finch Farm, los mejores ‘fichajes’ del Everton están siendo futbolistas que ya defendieron sus colores la temporada pasada.

Pese a competir en la liga que más invirtió en fichajes durante el verano de 2021, lo cierto es que el papel del Everton en el mercado más loco de la historia fue más bien discreto, obligando a su nuevo entrenador a sacar lo mejor de una plantilla que firmó un decepcionante décimo puesto al finalizar la pasada temporada. 

Dentro de la ‘espina dorsal’ formada, entre otros, por Jordan Pickford (27) o Michael Keane (28), Rafa Benítez ha encontrado grandes aliados para sustentar su sistema de juego y cumplir las expectativas creadas en torno a sus capacidades como genio táctico y gran motivador

Uno de ellos, sin duda, ha sido el brasileño Allan (30), al que ya dirigió en Italia, pero destaca sobremanera el rendimiento de Abdoulaye Doucouré (28) a las órdenes del nuevo director técnico ‘blue’. Tanto es así que ya suma las mismas asistencias (3) y casi los mismos goles (2) en ocho encuentros que en todo el curso anterior (34 partidos).

El centrocampista francés se ha convertido en un completísimo box-to-box sobre el que gira tanto la construcción del juego como la destrucción del de sus oponentes. Está en todas partes, casi todo lo hace bien y es el ejemplo perfecto de cómo Benítez está potenciando las virtudes de una plantilla de la que, quizás, pudo sacar mejor provecho ‘Carletto’. 

Escudo antiaéreo

Buena muestra de ello es que el Everton de Rafa Benítez suma 13 goles a favor y 8 en contra en las primeras siete jornadas de la Premier League, siendo uno de los conjuntos más sólidos del torneo, recibiendo 4.1 disparos y encajando 1.1 tantos por encuentro. Este último registro se ha visto notablemente alterado por la goleada sufrida a manos del Aston Villa, único lunar de los ‘Toffees’ este curso.

No en vano, los de Merseyside son el tercer conjunto del torneo que menos goles esperados* (xG) permite a sus rivales (0.7), sólo por detrás de Manchester City (0.6) y ​​Brighton & Hove Albion (0.7), lo que da buena cuenta de lo difícil que es hacerle un tanto al equipo del técnico español.

De hecho, una de las grandes fortalezas de su nuevo proyecto reside en la estatura media de sus centrales (186.6 cm), entre los que destaca sobremanera Yerry Mina (25, 195 cm). El colombiano y sus compañeros habituales en defensa, Michael Keane (27, 191 cm) y Ben Godfrey (22, 183 cm), se encuentran entre los mejores futbolistas del campeonato británico en este apartado.

El ex del FC Barcelona ha ganado el 67.7% de los duelos aéreos que ha afrontado, en torno a 6.1 por 90 minutos. Los otros centrales también están por encima de la media respecto al resto de jugadores de la Premier League, aunque con porcentajes de efectividad inferiores. Sólo el omnipresente Doucouré, con un 69.2% de acierto, supera a sus compañeros, si bien afronta muchos menos lances en el aire (1.9 por 90’) que ellos.

Profesionalidad ante todo

No es la primera vez que Rafa Benítez deja sin palabras a una afición que, de un modo u otro, se la tenía ‘guardada’. En noviembre de 2012 ya sorprendió a propios y extraños al aceptar una oferta del Chelsea -uno de sus más acérrimos rivales durante su etapa en Anfield- para relevar a Roberto Di Matteo

Aunque no logró evitar la eliminación de la Champions League, sí consiguió revertir la mala tendencia en liga, remontando hasta la tercera posición, y alzar la primera Europa League del club; la segunda de su carrera. El rencor de la grada hacia su persona, no obstante, pesó más que los méritos deportivos a la hora de que Roman Abramovich tomase una decisión sobre su continuidad en Stamford Bridge.

Sigue siendo una incógnita si el rechazo de buena parte de Goodison Park a su actual entrenador se prolongará durante los meses venideros, incluso si el Everton logra mantener su espectacular momento de forma y sumarse a la siempre emocionante lucha por los puestos europeos que suele deparar la Premier League. 

Al madrileño le restan cerca de tres años de contrato y no parece tener intención de alejarse de su familia a corto plazo. De lo que tampoco carece Benítez, sin duda, es de la profesionalidad suficiente para dar lo mejor de sí mismo a una entidad y una hinchada que antaño celebró su destitución al frente del eterno rival. Pese a quien le pese.

Los Goles Esperados (xG) evalúan la probabilidad de que cada disparo se convierta en gol, según su ángulo, distancia y parte del cuerpo con la que se realiza