Genk puente aéreo sin escala hacia las grandes ligas de Europa

Genk, puente aéreo sin escala hacia las grandes ligas de Europa

Una mirada en profundidad a la revolucionaria política de fichajes que los campeones de la Copa de Bélgica llevan desarrollando más de un lustro

En un país donde Charles De Ketelaere (20) y Noa Lang (22) llevan una semana copando titulares tras su exhibición frente al Paris Saint-Germain en la UEFA Champions League su renovación con el Club Brujas hasta 2024 y 2025, respectivamente, el KRC Genk sigue trabajando discretamente y sin descanso para seguir siendo una referencia en cuanto a gestión deportiva en la Jupiler Pro League.

Si Bélgica se ha convertido en una mina inagotable de talento para los clubes de las cinco grandes ligas de Europa en la última década es gracias, en buena parte, al buen trabajo que se hace en los despachos del Luminus Arena desde que Dimitri De Condé tomase las riendas de la dirección deportiva en 2016.

Tras ser ascendido desde los escalafones inferiores de la entidad, lo primero que hizo el exjugador del Lommel SK fue contratar al que fuera su compañero de equipo, Dirk Schoofs, como Jefe de Scouting. Juntos han desarrollado desde entonces una filosofía de trabajo de lo más eficiente, la cual ha derivado en una política de fichajes valiente, basada en la adquisición de jóvenes futbolistas a los que sacar rédito tanto deportivo como económico en cortos periodos de tiempo.

En BeSoccer Pro hemos escrutado y analizado al detalle los movimientos del KRC Genk en materia de fichajes durante el último lustro, a fin de conocer en mayor profundidad los secretos y metodologías que hacen de éste uno de los clubes más interesantes para que futbolistas de toda raza, continente y credo den el ansiado salto a LaLiga Santander, la Bundesliga, la Serie A o la Premier League.

Una premisa innegociable

En una entrevista concedida a Het Nieuswblad en 2018, Dirk Schoofs explicaba con todo lujo de detalles por qué la Dirección Deportiva para la que trabaja lleva tantos años fichando sólo futbolistas que no superan los 24 años de edad.

«Si a esa edad juegan en una liga inferior a la Jupiler Pro League, es porque algo va mal. En principio, con 24 años estos chicos ya deberían estar en una categoría superior. No podemos permitirnos el salario de quienes ya compiten en dichas categorías, como la Bundesliga o LaLiga»

Tal es la convicción del dúo que lidera la planificación deportiva de ‘Los Pitufos’ respecto a esta autoinfligida imposición que la edad media del primer equipo se ha reducido drásticamente hasta los 21.8 años durante la temporada 2021-2022. Una plantilla excesivamente joven que ha encontrado en un chico nacido en 1992, Patrik Hrosovsky (29), a su particular ‘veterano’. Ver para creer.

Juventud, divino tesoro

Si el KRC Genk cuenta en estos momentos con una plantilla no sólo excesivamente joven, sino valoradaademásen torno a los 130 millones de euros, es gracias al buen hacer de su Dirección Deportiva y de sus escalafones inferiores en los últimos tiempos. Hablamos de una ‘hornada’ repleta de futbolistas locales y extranjeros ya asentados en una competición de gran nivel. Sobre ellos, la entidad ha hecho recaer sus esperanzas a medio plazo.

Una de las grandes apuestas de este club es, sin duda, Maarten Vandevoordt (19), titular indiscutible para el técnico, John van den Brom. ‘Criado’ en la Academia flamenca, los algoritmos avanzados de BeSoccer Pro otorgan a este jovencísimo portero un índice REAP de 2.24, lo que le define como uno de los mejores futbolistas bajo palos de su generación, la de 2002, en todo el mundo. De mantener su nivel actual, no tardaría en cambiar el Genk por un club de mayor prestigio.

Vandevoordt es, de hecho, el jugador de la Jupiler Pro League que mejor combinación de REAP y ELO potencial (87) posee, y no son pocos sus compañeros de equipo los que se encuentran por encima de la media en ambos coeficientes en el país. Entre ellos, como se puede comprobar en la siguiente gráfica de dispersión, están Paul Onuachu (27), Junya Ito (28), Daniel Muñoz (25), Kristian Thorstvedt (22), Gerardo Arteaga (23), John Lucumí (23), Carlos Cuesta (22), el canterano y estandarte Bryan Heynen (24) y un viejo conocido de LaLiga como Theo Bongonda (25).

Todos ellos serían, datos de rendimiento en mano, los más preparados para dar más pronto que tarde el salto a alguna de las cinco grandes ligas de Europa, aunque otros jóvenes como Ike Ugbo (23), Mark Mckenzie (22), Bastien Toma (22), Angelo Preciado (23) o Mujaid Sadick, ex del Deportivo de La Coruña, superan también los 1.50 puntos de REAP y registran unas métricas harto interesantes. Perderles la pista se antoja, por tanto, poco recomendable.

Un lustro de constantes movimientos

Desde que De Condé y Schoofs ocupasen sus respectivos puestos, por el banquillo del KRC Genk han pasado hasta ocho inquilinos diferentes: Albert Stuivenberg (2016-2017), Jos Daerden (2017), Philippe Clement (2017-2019), Felice Mazzù (2019), Domenico Olivieri (2019 y 2020 en tres etapas diferentes como interino), Hannes Wolf (2019-2020), Jess Thorup (2020) y el actual técnico, John van den Brom, cuyo contrato expira en 2023.

A las órdenes del neerlandés, el conjunto belga logró alzar la Croky Cup de 2021, justo dos años después de conquistar su último título doméstico bajo la dirección de Philippe Clement. Ambas campañas, la 2018-2019 (-0.7M€) y la 2020-21, marcada por la pandemia del coronavirus (-6.0M€), fueron de las pocas en las que el Genk registró un balance negativo de traspasos en los últimos cinco años. La inestabilidad en el puesto de entrenador no ha alterado un ápice la hoja de ruta marcada por las altas esferas del club.

‘Los Pitufos’, que marchan quintos en su liga, también registraron el pasado verano, el más ‘loco’ de la historia en cuanto a fichajes que se recuerde, un leve déficit de 2.8 millones de euros que no empaña el cómputo económico global de este lustro prodigioso para la entidad, con 50.3 millones de euros de saldo positivo. Cuantía que se dispararía hasta los 81.5 si tenemos en cuenta los últimos ocho cursos futbolísticos, amén de una fantástica serie de ventas entre 2019 y 2020, con 51.5 millones de euros en verde. 

Un ‘cash flow’ de vital importancia para un club que sólo cuenta con cuatro títulos de la Jupiler Pro League en sus vitrinas y que, a pesar de los pingües beneficios acumulados, apenas ha realizado inversiones de gran calado en busca de un salto competitivo. Sus adquisiciones más importantes en los últimos cinco años fueron las de Theo Bongonda (7.0M€), Paul Onuachu (6.0M€) o Patrik Hrosovsky (5.2M€) en 2019.

Un inagotable historial de casos de éxito

Pero limitar el buen hacer del KRC Genk a lo acontecido de 2017 en adelante sería, en cualquier caso, un error, pese a que la venta del canterano Timothy Castagne a la Atalanta por 6.5 millones de euros ayudó a financiar los fichajes de Joakim Maehle (1.3M€), Joseph Aidoo (1.2M€) y Ruslan Malinovskyi (2.0M€) aquel mismo año. De hecho, su cantera lleva una década arrojando también grandes beneficios económicos.

El pionero fue Thibaut Courtois, ‘producto’ de la envidiable Academia flamenca, con su fichaje por el Chelsea en 2011. El mismo camino que seguiría un año después otro canterano del Genk, un tal Kevin De Bruyne. Con sus traspasos, valorados en un total de 17 millones de euros, el equipo del Luminus Arena empezó a recoger lo sembrado allá por 2003, cuando se iniciaron las obras de las nuevas instalaciones del club junto al estadio.

Sin embargo, la cuantía récord por la venta de un hombre de la casa la ostenta Leandro Trossard, vendido en 2019 al Brighton & Hove Albion inglés por 20 millones de euros. También destacan los ingresos obtenidos por Christian Benteke en 2012 (al Aston Villa por 8.8M€), además de los de Castagne, dos de los 22 futbolistas que juegan actualmente en las cinco grandes ligas y formaron parte en algún momento de la disciplina del club.

En la siguiente infografía se recogen los dieciséis traspasos que mayor beneficio económico han reportado a las arcas del conjunto de Flandes en el siglo XXI. Las cuantías son estimatorias y se han cotejado con la información recogida en la prensa internacional en la última década.

Divide y vencerás

Respecto a la procedencia de sus nuevos jugadores, el KRC Genk es, sin duda alguna, uno de los equipos que más diversifica su lista de la compra en Europa. Con De Conté a los mandos, ‘Los Pitufos’ sólo han ‘pescado’ más de una vez -dos, para ser más exactos- en el Atlético Nacional colombiano, el Hammarby sueco, el Celtic escocés, el Kashiwa Reysol japonés y el Standard de Liège de su país.

El resto de sus fichajes en este periodo de tiempo se repartieron en 34 equipos diferentes de Europa, Asia, África y América. Tal es la variedad de nacionalidades que conforman el vestuario del equipo -15concretamente- que la última vez que un belga formó parte de su línea defensiva fue en la temporada 2019-2020. Tanto Sebastien Dewaest como Casper De Norte, los últimos defensores belgas del Genk, engrosan actualmente las filas del OH Leuven; el primero, en calidad de cedido.

Ambos son dos de los tres futbolistas del Genk que han abandonado el club rumbo a Leuven, precisamente. Se trata del tercer destino ‘favorito’ de quienes dejan atrás el Luminus Arena en busca de nuevos retos junto a la Atalanta italiana y el Lommel SK, recientemente adquirido por el City Football Group. Por delante se sitúan tres clubes de la Primera División de Bélgica: Zulte Waregem (5), Royal AntwerpWassland-Beveren (4).

Hasta dos futbolistas de ‘Los Pitufos’ han ido a parar a Aston VillaRangersBasileaNürnbergViktoria PlzenAroucaMechelenKortrijkWesterloBeerschot en el último lustro. Los 47 restantes lo han hecho en otros tantos clubes distintos. 

Una dispersión singular, sin duda, que encuentra en la peculiar metodología de trabajo de Dimitri De Condé y Dirk Schoofs su razón de ser.